domingo, 13 de abril de 2008

3. EL COORDINADOR DE UNA REUNIÓN


1. LAS COSAS NECESARIAS PARA SER UN BUEN COORDINADOR


Cada comunidad o equipo de servicio debe contar con un coordinador o coordinadora para que las reuniones resulten ordenadas y puedan alcanzar resultados positivos.


Con frecuencia las personas se niegan a aceptar un cargo de coordinador por temor a fracasar o bien porque piensan que no tienen la preparación suficiente para desempeñar esta función. En realidad los coordinadores y las coordinadoras son gente común, no son más que los demás, sino iguales en dignidad y en posibilidades que el resto de los miembros de la comunidad.


Sin embargo, el éxito o el fracaso de un grupo depende en gran parte de la persona que lo coordina. Veamos en seguida las cosas necesarias para ser un buen coordinador o coordinador:

1) Querer servir a los demás a través de la coordinación.

2) Preparar con anticipación cada reunión. La preparación incluye: el lugar, la fecha y hora de la reunión, el tema que se va a tratar, el material necesario, las preguntas que se harán, etc.

3) Seguir un orden en las reuniones, tratando de que todos participen y puedan expresar sus opiniones y puntos de vista.

4) Mantener una fe profunda en la Palabra de Dios, y un convencimiento de que sólo con su ayuda podrá orientar a los miembros de su comunidad, grupo o equipo.


2. CÓMO DEJAR EL MIEDO A COORDINAR UN GRUPO


Las personas que todavía tienen miedo de coordinar una comunidad, pueden hacerlo a un lado si tienen presente que cuentan con las siguientes ayudas a su alcance:

1) La oración inicial que se hace en las reuniones y un pequeño momento de reflexión, son una invitación para que Dios esté presente, nos llene de su fortaleza y de su sabiduría. Recordemos las palabras de Cristo: “Donde hay dos o tres reunidos en mi Nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18,20).

2) Cuando un grupo es unido y trabaja en paz y armonía, facilita la función del Coordinador.

3) La asesoría y acompañamiento de un sacerdote, religiosa o laico, en algunas reuniones, también es de gran ayuda para el Coordinador.

4) Un secretario o secretaria en la comunidad facilita el trabajo en equipo; es como la mano derecha del Coordinador.

5) La lectura y estudio de temas de espiritualidad le van ayudando a hacer a un lado el miedo y a poner toda su confianza en la fuerza del Espíritu Santo que le acompaña siempre.

Preguntas para compartir:

1. ¿Qué te pareció más importante de este tema?

2. ¿De qué manera podemos ir siendo buenas coordinadoras o coordinadores?

3. ¿Qué vamos a hacer para hacer a un lado el miedo a Coordinar una comunidad, grupo, equipo o comisión y para tomar un compromiso de servicio a los demás?